Feliz cumpleaños 30 al Chopo

Publicado: octubre 5, 2010 en LEDitorial
Etiquetas:

Hoy hace 30 añejos era sábado y sin duda eran otros tiempos. México estaba sumido en una estúpida censura mediática dirigida al rock mexicano posterior al Festival de Rock y Ruedas de Avándaro. Aquella grandiosa generación de músicos de bandas como Love Army, Peace and Love, Bandido, La Revolución de Emiliano Zapata, entre muchas ya no existía, ese gran movimiento se nos fue como agua entre las manos. Sin embargo, un 4 de rocktubre de 1980, por inciativa de gente del Museo Universitario del Chopo de la UNAM (siempre la UNAM metida en estas grandes ideas) surge un espacio para el intercambio de discos y la charla rocanrolera dentro de las instalaciones del mismo museo. El éxito fue innimaginable, la gente se volvió fiel a ese espacio que parecía ser la luz en el oscuro túnel de apoyo al rock mexicano (y sin duda lo fue, el principio del renacimiento de nuestro rock). Pero los problemas comenzaron, pues la gente del museo ya había agotado la tolerancia de tener los sábados de los meses de octubre y noviembre de 1980, metidos a toda una bola de roqueros, así que les pintaron una bota en el trasero. Fue así que la primera generación de “Choperos” comenzaron su andar nómada cuales judíos errantes a través de diferentes puntos de la Ciudad de México hasta llegar a la tierra prometida.

La primera instancia fue colocarse a las afueras del propio museo pues su fama estaba pegada todavía al nombre de éste. El éxito seguía galopando, ahora ya no eran unas cuantas personas intercambiando discos e ideas, ahora ya había puestos que ampliaron el horizonte de este espacio, ahora ya no sólo había discos, ahora encontrabamos playeras, botones, y demás accesorios, además los susodichos puestos ya inundaban toda una calle, se conformaba poco a poco el tianguis. Además, uno de los sellos distintivos de este espacio se volvía más conocido, el que ahora conocemos como Radio Chopo, ya que desde su estancia dentro del museo, siempre ha habido bandas en vivo amenizando el ritual de compra-venta-intercambio. Ahí mismo, en la calle, las subculturas del rocanrol encontraron lo que habían perdido, la tolerancia y el respeto entre sí mismos, a final de cuentas todos eran vistos como bichos raros en ese México de los ochenta (y todavía), los punketos, los amantes del progresivo, uno que otro jipiteca sobreviviente del México globalizado recién instaurado y los metaleros, entre muchos otros.

Cinco años duró el sueño, pues las viejas de la vela perpetua y los persignados doblemoralistas vecinos del Museo comenzaron a rasgarse las vestiduras por la presencia de esos bichos raros cerca de sus hogares cristianos y, por supuesto, el gobierno los apoyó para pintarles su segunda bota en el trasero a los choperos, fue entonces que en julio del 85, puesteros y visitantes del Tianguis tuvieron que tomar nuevamente sus morrales para buscar un nuevo espacio.

La nueva casa se encontró en septiembre de ese mismo año, en ese mes que el día 19 se llevó a un chopero reconocido: Rockdrigo González. Fue así que dentro del clima de apoyo entre los propios ciudadanos posterior al terremoto del 85, los rocanroleros (de cualquier raza y creencia musical) hicieron lo mismo que la sociedad defeña para juntos levantar la nueva morada del Chopo, el estacionamiento de Sadi Carnot y Edison en la Colonia San Rafael. En ese nuevo hogar, el Chopo aprende de sus errores y se acuerda de en qué México habita, así que se organiza la comisión de vigilancia integrada por propios choperos que se encarga de “invitar” a los asistentes al tianguis que están cheleando, fumando o moneando a que hagan lo suyo alejados del Tianguis para evitar el darle argumentos a las nuevas vecinas escandalizadas de la zona que pudieran servir para un nuevo desalojo. Pero todo fue en vano. A los choperos les pintaron su tercera bota en el trasero, el mundial del 86 y los turistas fue el pretexto, pues había que esconder lo que no era “bonito” de México y sin duda las razas rocanroleras no eran un atractivo turístico.

La ESCA en el Casco de Santo Tomás fue el lugar que abrió sus puertas al Chopo en pleno año mundialista. Pero tan sólo bastaron dos semanas para que los porros del Poli hicieran acto de presencia para aplicar su novatada a los choperos, la consigna era pagar un tributo semanal a cambio de que no se pusieran agresivos contra los puesteros. Una vez más, los choperos con una nueva bota en el trasero (la cuarta), tuvieron que andar entre la ciudad de México hasta encontrar posada en la Facultad de Arquitectura de Ciudad Universitaria, pero el permiso para colocarse ahí nunca vio la luz, además de que el flujo de visitantes bajó debido a que ya no estaba tan centrico, así que de nuevo, con todo y chivas (y la quinta bota en el trasero), el Chopo se instauró en la alameda de Santa María la Rivera, sin embargo, la fecha de caducidad estaba próxima, así que había que encontrar pronto otra calle que invadir. La calle de Oyamel en la Santa María Insurgentes fue la elegida, eso parecía la tierra prometida, sin vecinos persignados en varias calles a la redonda, todo parecía indicar que el Chopo había encontrado su espacio ideal. Además los choperos decidieron eregir la asociación civil con tal de tener presencia jurídica y protección ante los posibles problemas provenientes, fue entonces que el Tianguis Cultural del Chopo se volvió el nombre oficial del nicho del rock mexicano.

Para febrero de 1988 se armó una batalla campal dentro del Chopo (todavía localizado en Oyamel), varios jóvenes no choperos fueron señalados como los culpables de iniciar la gresca que tuvo como desenlace la presencia de la policía en el lugar y, por supuesto, la sexta bota en el trasero, la tierra prometida resultó ser un oasis. Entonces se decide colocarse en la calle de Saturno en la colonia Guerrero, a sabiendas de que era un refugio temporal con vistas a arrivar, ahora sí, a la tierra prometida. Un sábado bastó para que el subdelegado de la delegación Cuauhtémoc diera su brazo a torcer y permitiera a los choperos colocarse en la que hasta el momento ha sido la localización más longeva del Tianguis Cultural del Chopo, la calle de Aldama entre Sol y Luna en la Colonia Guerrero, junto a la vieja estación de ferrocarril de Buenavista. A partir de 1988 hasta esta fecha en donde celebramos el 30 aniversario de nuestro Chopo, ese ha sido el punto de reunión para los roqueros defeños, mexicanos y hasta extranjeros. Tan sólo en las fechas del Vive Latino son los días en que un contingente del Tianguis se mueve al Autódromo de los Hermanos Rodríguez para demostrar que este tianguis está más vivo que nunca.

Pero no todo ha sido felicidad, ya que debemos recordar que en 2005 el pleito no fue contra una bola de vecinos armados con los crucifijos ni contra porros o delegados, sino que el pedo fue contra el mismísimo presidente de la República, Vicente Fox, quien pretendía construir la Biblioteca José Vasconcelos que por sí misma no era un proyecto jalado de los pelos, pero para la construcción querían hacer imprescindible la séptima bota en el trasero de los choperos. Así que mediáticamente se emprendió una cacería de brujas de nuevo contra los asistentes al Chopo; de gañanes, haraganes e incultos no nos bajaban los periodistas lamehuevos del PAN. Pero las razas rocanroleras se unieron con tal de exigir, pacíficamente, de nuevo el derecho a existir, así fue que con un documento con cientos de firmas y aprovechando el pleito casado entre AMLO y Fox, el primero jefe de gobierno del DF y el segundo presidente de México, las diversas tribus del PRD se enfilaron junto al Chopo para lograr el cometido de no ser corridos una vez más. La biblioteca se contsruyó y tan sólo se comió el espacio donde los patinetos hacían sus piruetas, pero el Tianguis Cultural del Chopo salió avante de la bronca.

Es así que se puede resumir esta gran historia del lugar que sin duda es el nicho del rock mexicano, fue el inicio del renacimiento del rock mexicano en los ochenta, es el alma máter de innumerables grupos que han tenido en este tianguis la oportunidad de tocar ante el público más exigente (desde Café Tacvba hasta Massacre 68 han desfilado por Radio Chopo) y, por supuesto, es el lugar de convivencia entre las creencias diversas creencias musicales rocanroleras. Feliz cumpleaños al Chopo.

…..Hugokoatl/////

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s