Reseña: “Sigh no more” de Mumford and Sons [2009]

Publicado: enero 6, 2011 en Amplitud Tísica
Etiquetas:

Mumford & Sons

Sigh no more

Inglaterra 2009

Folk rock

 

La actualidad del rock folk se encuentra en la isla británica, en la figura de Marcus Mumford y su banda apodada & Sons. Aunque lo primero que se viene a la mente al hablar de folk rock es la imagen del movimiento sesentero liderado por Bob Dylan, acompañado por Joan Baez, Melanie Safka, Richie Havens e infinidad de ‘folcloristas’ gringos, no se puede negar que ese género musical ha nacido y renacido infinidad de veces, con mezclas e hijos bastardos, pero siempre hay alguien que recupera la vena creativa de Dylan y compañía.

 

Como en cualquier buen folk rock la guitarra acústica y la voz son las armas indispensables para la batalla, arpegios y acordes infinitos que acompañen letras llenas de retórica en voces aguardentosas (tal como el caso de Mumford). Además de la lira y la voz, en el Sigh no more se asoman instrumentos como la batería, el bajo, trompetas, violines, violas, cellos, teclados y hasta un banjo, en fin, para este disco Mumford decidió demostrar su capacidad como multi-instrumentalista y la de sus músicos que se rifan en cada uno de sus idem. Por otro lado, es importante mencionar que este disco fue producido por Markus Dravs, quien merece reconocimiento gracias a que este año (o el pasado, depende de cuando leas esto) participó en el tan aclamado The suburbs de Arcade Fire con la co-producción del mismo.

 

Sigh no more es un disco colorido, a mí parecer el verde se anuncia a cada instante. Las 12 rolas que componen la grabación están llenas de vida, en mucho eso se debe a la cantidad de instrumentos (siempre bien ordenados y ‘amarrados’) que se encuentran en cada una de ellas. En general, las rolas del disco parten de un inicio reflexivo y hacia la mitad crecen en intensidad, muestra clarísima y disfrutable de eso son “I gave you all” y “Awake my soul” (la mejor del disco según yo) que lamentablemente nunca se manejaron como sencillos oficiales, ese honor quedó reservado para “Little lion man”, una de las canciones en las que el banjo se luce en los puentes y coros con un riff alocado; otro sencillo fue “The cave”, que imita la línea de “Awake my soul” y en la que el banjo también destaca (por cierto, el banjo es tocado por Winston Marshall, es importante escribir su nombre después de haber alabado dos de sus interpretaciones).

 

Este disco es para disfrutarse acostado en el pasto mientras se ven las nubes o las estrellas, tiene la calidad para musicalizar cualquier edén y puede entrar en la categoría de discos indispensables para un día de campo. Sigh no more es una placa que de menos hace pasar un rato agradable.

 

…..Hugokoatl/////

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s