¿Por qué las listas de “lo mejor” del año se publican antes de que éste termine?

Publicado: diciembre 17, 2011 en LEDitorial

Es como el año fiscal o el año escolar, no necesariamente es de enero a diciembre. Los premios Grammy son un buen ejemplo de este desfase temporal en la industria musical. Sin embargo, hay una explicación mucho más mercadológica, de la cual algunos medios tienen conocimiento de ello y con base en eso publican sus listas en estos días, mientras otros lo hacen por pura imitación.

Año con año las listas a lo mejor de éste se publican una semana antes de Navidad, de preferencia en la quincena. Hay quienes se adelantan y a inicios de diciembre ya publican sus tops o listados sin jerarquización. El caso es hacerlo antes de Navidad. ¿Por qué? La explicación es tan fácil como lacónica: catapultar ventas.

Las listas sirven como una guía de compra. Para la persona común y corriente que no está relacionada al cien por ciento con la industria musical y simplemente quiere comprar/regalar un disco, es factible que acuda a una lista de lo “mejor” del año para tener certeza de su compra. Si Rolling Stone, Me Hace Ruido, Marvin, Reactor, Indie Rocks, Pitchfork o NME dicen que X disco es el mejor del año, ¿por qué desconfiar de ellos?

Sobre el método de realización de listas. He ahí el gran meollo, pues hay mil métodos de realización, desde juntas de redacción en donde los integrantes del equipo del medio discuten sus razones para meter-sacar a un artista, mediciones de ventas de discos, mediciones de tocadas en radio, plays en YouTube, hasta medios que prefieren pedir a cada uno de sus integrantes que realicen sus propias listas, las cuales se publican firmadas por cada autor, aunque cobijadas por la rúbrica del medio.

El adjetivo “mejor” (del año) varía. Pues hay listados que simplemente representan el favoritismo del autor, hasta otros en los que de verdad se califica la calidad musical-verbal de las canciones o discos, o visual en el caso de videoclips, portadas de discos y fotografías. Para tener claro de qué clase de listado se trata, basta con leer la explicación -cuando lo hay- sobre el peldaño que ocupa cada artista, pues ahí el autor debe defender el por qué de su decisión.

Hay otro resultado inherente a las listas más allá de cómo se formulen y por qué se hacen en estos días. Los tops son fotografías de un instante musical. Así como hoy podemos recurrir a las listas de lo mejor de 1986 para recordar o conocer qué fue exitoso aquel año, en años posteriores ocurrirá lo mismo cuando alguien desee voltear hacia el 2011. Se encontrará con Adele, con Foo Fighters, con Oddó, con Columpio Asesino, etc.

Al final es el lector de las listas el que decide qué uso les dará, si las cree o no las cree, si las descalifica o no, si las usa como una guía de venta o si las olvida. Sin embargo, ahí están las listas, no son un producto del ocio, tienen un fin mercantil en primera instancia, pero también son un instrumento de conocimiento sobre las modas, los gustos y los procesos de la industria musical-discográfica. Ninguna lista es “mala”, sólo hay que encontrar en qué se basa para jerarquizar o enlistar, he ahí el secreto para comprenderlas.

Por mi parte, me desmarco de la ola vendible de la música, por lo que mis listas a lo “mejor” del año serán publicadas hasta la primera quincena de enero, como cada año.

Hugokoatl

@RockticiasLED

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s