Archivos para enero, 2012

Tarea realizada para la materia Teorías de la comunicación II de la FCPyS-UNAM en 2008

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El consumo significa. El consumo no es fútil, sabido es que una persona puede llegar a valer por lo que tiene, y los objetos que compra son lo que tiene. Entonces el individuo compra no por que un objeto sirva o, lo que es más curioso, lo necesite realmente, sino que el individuo compra un objeto porque representa un bien de cambio, el cual en muchas ocasiones es una posición económico-social.

Para dejar un poco más claro esto, el objeto no sólo tiene un bien de consumo (su costo, para que va a servir, etc) sino que también cuenta con un valor de cambio, es decir, el poseer un objeto es un bien que puede ser intercambiado, pero no siempre será cambiado por otro objeto (no siempre será un trueque), sino que puede ser cambiado por valores no económicos, como, por ejemplo, un estatus social.

La situación se complica con la presencia de las clases sociales, pues será totalmente normal que el individuo de la clase alta tenga más bienes que el de la clase baja, pero el punto llamativo es el de las clases medias. Esto es gracias  a que los integrantes éstas aspiran a estar dentro del selecto grupo de las clases altas, es decir, subir de nivel. Para lograr ese fin, uno de los caminos es el de consumir bienes que identifiquen al individuo como integrante de las clases altas, esto es, que el sujeto clasemediero consuma productos que están dirigidos a individuos de las clases altas. Esto es conocido como el aspecto aspiracional. Un ejemplo de esto es que el sujeto no puede comprar un BMW porque simplemente no le alcanza, sin embargo, eso no será un impedimento para que se disfrace como integrante de la clase alta, pues para esto él comprara en tiendas socialmente catalogadas como “para ricos” como El Palacio de Hierro o Liverpool, también comerá en lugares caros y realizará todo este tipo de acciones con un solo fin: simular que es parte de la clase alta sin serlo. En pocas palabras, el integrante de la clase alta acumula objetos, mientras que el clasemediero amontona.

Entonces es que aparece otro elemento, la moda, pues la cosa no está en consumir por consumir, el individuo debe de comprar las cosas que están de moda aunque no las necesite, no le sirvan o simplemente no entienda para qué sirven. Es decir, la moda se vuelve una jerarquización de objetos, en donde unos sirven porque según su estética están in, mientras que otros objetos por esa misma razón están out. Pero la estética no necesariamente debe de ser bella, pues la estética que está de moda se vuelve una convención social. Todo esto llega a representar una actividad cultural, pues a pesar de estar en un mundo globalizado, lo que está de moda puede llegar a variar de cultura a cultura.

Hasta aquí se encuentra un eje de consumo para conseguir estatus social, pero el objeto debe de estar de moda por que la cultura así lo dicta. El ejercicio cultural del consumo se puede encontrar presente en los medios de comunicación, pues la publicidad entra en acción. Un mexicano debe consumir tales cosas para ser considerado mexicano. Aquí se trata de ser algo más de un sombrerudo que descansa debajo un cactus; va más allá. El mexicano debe tener un teléfono de Telmex porque es empresa mexicana, debe ver Televisa o Tv Azteca porque son mexicanas y demás situaciones por demás parecidas.

Hasta el momento sólo se ha mencionado muy esporádicamente la temática de la necesidad de un producto. El humano debe cumplir ciertas necesidades primarias (alimento, descanso, etc) pero una vez satisfechas éstas el individuo busca otras necesidades, las cuales no siempre serán las mismas para todos, pero bien es cierto que debido a un contexto cultural, las necesidades pueden resultar ser parcialmente parecidas de individuo a individuo. Con esto también se puede llegar a encontrar que las necesidades bien pueden servir como medio de represión, pues el individuo será inducido a la fuerza a consumir cosas que “necesita”. Aquí cabría resaltar que el consumir no sólo es conseguir un objeto, o un signo, sino que el consumir puede llegar a ser un ejercicio de poder. Uno compra y el otro vende. El que compra “puede tener la razón” o imponer condiciones para comprar. El que vende expone un marco que debe ser consumido, es decir, “lo que ves es lo que hay”.

Entonces es que se puede llegar a una clasificación de los objetos “indicados” o “perfectos” para cada tipo de persona. Ahí entra en acción la identificación de una persona de acuerdo a los objetos que tiene. Esto de la identificación tiene completa relación con el estatus social, pues como ya se ha mencionado antes, el individuo se sentirá identificado en un grupo social debido –en muchas ocasiones- a los bienes materiales que posee.

El fetichismo queda perfecto en este proceso del consumir algo para tener algo más. El consumir cierta mercancía puede otorgar felicidad al sujeto, esta carga de condiciones mágicas sobre un objeto es el fetichismo. Consumir llega a causar felicidad porque el individuo está más cerca de obtener el fin alcanzado, ya sea: ser aceptado en un grupo social, o bien, satisfacer alguna de sus necesidades secundarias. En este punto, consumir sería el equivalente a comer, pues el individuo consigue su objetivo y después de esto se encuentra satisfecho.

Un mismo objeto puede llegar a significar diferentes cosas gracias a su diferenciación, esto es que el carro será siempre el mismo, pero su valor económico cambia gracias al logotipo de la marca que lleva. Un pequeño elemento puede llegar a variar la significación del objeto y hasta sus distintos valores, ya sea económico o de cambio. También puede pasar que aunque el carro sea siempre el mismo (o sirva para lo mismo) el individuo se muera de ganas de tener un BMW porque representa riqueza, más allá de querer un simple vocho o Jetta. Esto pasa gracias a que la diferenciación entre carros significa. Esto también se relaciona con el gasto, pues según Marx, el gastar representa riqueza, así es que el que gasta en un BMW es más rico que el que gasta en un Jetta.

Después de haber mencionado todo esto es importante ver que todo lo anterior es abstracto y en muchas ocasiones arbitrario, desde la moda –que puede ser el mejor ejemplo- hasta la diferenciación. El valor de cambio de un signo/objeto es arbitrario, es una convención social que significa en un espacio-tiempo y que quizá en otro espacio-tiempo su significado cambiaría y por ello también cambiaría su valor de cambio. Los objetos se consumen por puras arbitrariedades, se consumen ciertas marcas de productos por razones subjetivas más que por razones necesarias.

Los medios de comunicación tienen un papel importante en todo esto. En algún momento se mencionó cómo es que la publicidad puede llegar a encaminar las necesidades secundarias del humano, pero en lo general los medios de comunicación pueden ser considerados como puntos centrales en este proceso de consumo. Primero es que cualquier medio de comunicación sirve al individuo para enterarse de lo que se está consumiendo, es decir, de lo que está de moda en determinado momento.

 

 

Bibliografía:

–          Baudrillard Jean. Crítica de la economía política del signo. Ed. Siglo XXI. 8ª edición. México. 1989. 263pp

Reseña: “Yuck” de Yuck [2011]

Publicado: enero 27, 2012 en Amplitud Tísica
Etiquetas:

Título del disco: Yuck

Nombre de la banda: Yuck

Lugar/Año: Inglaterra 2011

Géneros: Noise/Punk/Lo fi

Calificación: ** (2/5)

Al parecer la década de los noventa está de regreso. Si en la estadística de este disco se plasmara que fue grabado por ahí de 1997 lo creería sin chistar. Algo en esta banda recuerda a My Bloody Valentine, Primal Scream y hasta de The Breeders.

El disco está perfectamente equilibrado. 12 rolas lo componen y la mitad de ellas suenan distorsionadas, ruidosas y saturadas, mientras que la otra mitad es limpia, cuidada y tranquila. Ambas modalidades están intercaladas, es decir, podemos escuchar “Suicide policeman” con una guitarra acústica y ritmo lento, sigue “Georgia” con una voz femenina que lleva la batuta del ruido, luego llega “Suck”, pegada a “Stutter”, ambas con ritmo tranquilo y después encontramos a “Operation” que recuerda la distorsión en esta placa. El listado de canciones, en lo sucesivo es lo mismo, una tranquila, una ruidosa (aunque con algunas excepciones donde se pegan dos ruidosas o dos tranquilas).

Por ello el álbum se vuelve predecible. Rápidamente el escucha puede adivinar qué es lo que sigue y cómo será lo venidero. La sorpresa no cabe en este álbum y 12 rolas parecen ser demasiadas para un disco acomodado con intensidades intercaladas. Tan sólo “Rose gives a Lilly” y “Rubber” se salen del molde, la primera no cuenta con letra y la segunda explora la mezcla de las dos caras de Yuck, es decir, en una misma rola se mezcla el lado tranquilo con el distorsionado, lo que da por resultado una de las piezas mejor logradas del álbum. Lo malo es que se trata de la última.

Lista de canciones de Yuck:

  1. “Get away”
  2. “The wall”
  3. “Shook down”
  4. “Holing out”
  5. “Suicide policeman”
  6. “Georgia”
  7. “Suck”
  8. “Stutter”
  9. “Operation”
  10. “Sunday”
  11. “Rose gives a Lilly”
  12. “Rubber”

Yuck en la red:

http://www.myspace.com/yuckband

http://yuckband.blogspot.com/

Por: Hugokoatl (@RockticiasLED)

Creatividad

Publicado: enero 26, 2012 en Esas tareas ínfimas

Tarea de la materia Taller de Creatividad de la FCPyS-UNAM, realizada en 2010.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La creatividad es tomada como un concepto que se refiere a toda aquella capacidad para crear objetos abstractos (como una idea) o concretos (como muebles, carros, cosas por el estilo). Para la Real Academia de la Lengua el significado de creatividad es “facultad de crear” y hasta ahí queda la definición de esta palabra que da pie a distintos debates sobre lo que significa.

Para empezar, muchas personas o diccionarios, como el de la RAE, se limitan a pensar que la creatividad es la capacidad de crear cosas nuevas, novedosas o útiles, pero esto se queda corto, pues la creatividad puede ir más allá, ya que no sólo se trata de crear cosas nuevas, una persona creativa puede tomar cosas ya hechas y después modificarlas, cambiarles ciertos aspectos o hasta simplemente colocarlas donde antes no iban y esto ya puede ser considerado como un hecho creativo, el reusar algo. Esto aplica tanto para las ideas como para los hechos materiales.

Los problemas vienen cuando uno se pregunta qué es creativo, ya que nunca faltará quien diga “yo ya conocía algo así” o “se parece a…”, esto se debe a que la creatividad también cae en un punto de relatividad. Esto lo escribo porque desde mi punto de vista (y en especial refiriéndome a los medios de comunicación, que es lo que nos atañe) no hay nada nuevo bajo el sol, todo es el resultado de mezclas, influencias o copias de otros materiales. Para mí, la creatividad no recae en producir algo novedoso, útil, bonito o bien hecho, para mí la creatividad es SORPRENDER a quien ve o escucha lo que hacemos, que esa persona se quede con una sensación extraña de volver a vernos o escucharnos porque lo que hicimos le recordó algo que alguna vez le sucedió y ya no recordaba o algo que alguna vez imagino o soñó, en fin, para mí la creatividad es la capacidad de poder echar a volar la imaginación de quienes reciben nuestra obra. Es como un buen chiste, hace reír porque nos sorprende y si es tan bueno nos seguiremos riendo tiempo después imaginándolo o tratando de crear uno parecido o pensando “¿por qué no se me ocurrió a mí?”

Y como menciona el texto, todos somos creativos en mayor o menor medida y es una capacidad que todos podemos alimentar, la cuestión es que hay personas que no confían o no les interesa lo que se les ocurre por considerar a sus ideas como banales o intrascendentes. La cuestión aquí es la confianza para seguir teniendo esas ideas, ya que a final de cuentas, y como lo dice también el texto, la creatividad puede ser usada en todo tipo de campo, ya sea artístico, científico, político, deportivo o el que sea, sólo basta ver que muchos de los máximos ídolos en cada campo de acción humana han sido los que se han atrevido a sorprender a los demás y a romper un poco la norma de lo común y no necesariamente con cosas nuevas, útiles, bonitas o bien hechas.

 

Fuente:

–          http://www.rae.es

Título del disco: Weedsnake

Nombre de la banda: Weedsnake

Lugar/Año: México/2011

Géneros: Stoner/Black

Calificación: ** (2/5)

 

No me importa, hago lo que quiero.

Nunca erizo, siempre bien locote.

Estoy bien grifo, ando bien ajote.

Me da risa, todos vamos a morir.

“Libre albedrío”

 

Si nuestros legisladores que están haciendo avanzar la propuesta de censura contra narcocorridos por apología a la violencia escucharan a bandas como Weedsnake, seguro se desgarrarían las vestiduras, se persignarían y, por supuesto, incluirían dentro de dicha censura la música de agrupaciones similares a ésta oriunda del Distrito Federal. Es un hecho que géneros como el stoner, el black y demás subramas del metal no son complacientes y correctas (política y socialmente hablando). En el caso de este álbum, Weedsnake hace verdadera apología (apología entendida como un acto de alabanza, mas no de incitación, así lo dice cualquier diccionario) a la violencia,  la cual, debe ser tomada en su justa medida y requiere de una amplitud mental.

Weedsnake es el disco debut de una banda integrada por cenizas de otras agrupaciones de metal. El resultado es de 11 rolas cortas capaces de hacer sangrar los oídos de las Carmelitas Descalzas. Ya sea en inglés o en español, Weedsnake vomita sonoridades graves sazonadas con una voz gutural extraída de un cogote cruento.

Las temáticas. No hay que ser muy perspicaces para imaginar lo que tratan las letras. Por supuesto: violencia, drogas, sueños, historias extraterrenales, hedonismo, en fin, a lo que el metal nos tiene acostumbrados. Si hay que elegir una rola que envuelva el sentido del álbum, ésta es sin duda “Libre albedrío”, un himno al consumo de drogas y a la libertad que cada quien tiene para meterse en el cuerpo lo que quiera.

No hay que ser retrógrado como nuestros legisladores. Si bien a mucha gente le asusta este tipo de música no debemos prohibirla y mucho menos hacerla menos. Lo que sí se debe hacer es subrayar la responsabilidad que tiene el escucha de comprenderla, disfrutarla y difundirla con una total comprensión de lo que la compone y sus puntos de alarma. Y si esta reseña califica el álbum con dos estrellas no es por la calidad moral, es por la poca creatividad en las letras y la redundancia musical en la que se cae a lo largo del homónimo de Weedsnake.

 

Tracklist de Weedsnake:

  1. “Intro”
  2. “Walking with orion”
  3. “Libre albedrío” [rola recomendable]
  4. “Golden spirals”
  5. “Ignnis fatus”
  6. “Puercos”
  7. “Pecora”
  8. “The mantis and the firefly” [rola recomendable]
  9. “Seeds”
  10. “Light warriors”
  11. “Derrumbes”

 

Weedsnake en la red:

Facebook: http://www.facebook.com/Weedsnake?sk=info

Bandcamp: http://weedsnake.bandcamp.com/

 

Por: Hugokoatl (@RockticiasLED)

 

 

 

El ser humano se deja guiar en muchas ocasiones por significados simbólicos, es decir, el humano consume símbolos y trabaja con ellos. Los medios de comunicación han absorbido como una de sus funciones principales el almacenamiento y difusión de los símbolos de una sociedad. En este punto cabe recalcar que los medios de comunicación y sus mensajes son elaborados bajo un contexto específico, en el que ni los medios ni los receptores son siempre los mismos.

El ejercicio de poder, o política, también trabaja bajo un marco contextual específico, pero tanto medios como política no pueden trabajar del todo aislados, sino que de alguna u otra forma se encuentran entre sí. Tanto el trabajo en los medios, como el trabajo en la política involucran la palabra “poder”, pero es importante resaltar que no son los únicos ejemplos de poder, también existe el económico, el político, el coercitivo y el simbólico.

El poder económico se refiere más que nada a quién tiene más capacidad de consumir bienes y servicios, así como también quién puede ofrecerlos. Algunas de las instituciones que trabajan con este poder son desde los bancos hasta el Fondo Monetario Internacional. El poder político se refiere al poder que una persona tiene dentro de la administración pública, y tiene como institución principal el Estado. El poder coercitivo se refiere a un poder físico, en el que el más fuerte domina, ejemplo institucional de esto es el ejército. Finalmente, el poder simbólico se refiere a la capacidad de almacenamiento y difusión de símbolos, es aquí donde entran los medios de comunicación.

Los medios de comunicación son los encargados actualmente de la difusión, producción y almacenamiento de símbolos. Los medios no sólo transmiten símbolos en el momento, sino que gracias a herramientas tecnológicas se pueden quedar “grabados” o “plasmados” para siempre, ejemplo de esto son los vídeos, las fotos y las grabaciones sonoras. Además, los medios de comunicación no sólo difunden los símbolos, sino que hacen un uso comercial y lucrativo de ellos. Relacionado a la producción y almacenamiento de símbolos, las personas que trabajan en los medios deben de ser creativos e imaginativos, aunque es cierto que en muchas ocasiones los símbolos que se consumen de los medios no son otra cosa que viles copias.

Otro elemento de trabajo de los medios de comunicación es la presencia espacio-temporal, es decir, gracias a herramientas tecnológicas actuales, es posible hablar con una persona sin la necesidad de que ésta esté en el mismo lugar físico que el emisor. Además, el mensaje puede quedarse plasmado en un solo lugar y no moverse, pero se debe destacar que esta propiedad de los medios de comunicación existe desde las pinturas rupestres o desde el uso de la escritura. Con esto se desarrolla un nuevo concepto de simultaneidad, pues ya no es necesario estar al mismo tiempo en el mismo lugar físico para comenzar una plática o un intercambio o compra de productos.

El ejercicio de poder en estos casos nuevos referentes al espacio-tiempo, también son nuevos, pues el intercambio simbólico entre personas ya no depende que cuántos símbolos sean capaces de almacenarse y difundirse, sino que los símbolos estén disponibles para cualquier persona.

Los productos que se ofrecen a través de los medios de comunicación pueden estar cargados de dos tipos diferentes de valores, uno es el valor simbólico, en el que el individuo adquiere un símbolo (por ejemplo, una camioneta Hummer como símbolo de superioridad social, política y económica) o bien, un valor económico, que se refiere específicamente al costo del producto.

Los medios de comunicación también otorgan una nueva o diferente percepción de la realidad, pues gracias a la difusión de símbolos de éstos, una persona puede consumir otro tipo de símbolos a los que consume con sus cinco sentidos en su realidad cotidiana. Además, los medios de comunicación acercan al individuo a lugares a los que difícilmente puede llegar, y en caso de que llegue a esos lugares, el individuo esperará que dicho lugar se vea como lo consumió en algún medio de comunicación. Esto no quiere decir que el individuo sólo es capaz de conocer el mundo de forma mediada, sino que también se puede dar de forma presencial, aunque la mediada será siempre una opción más.

Los medios de comunicación se han vuelto tan importantes para el ser humano, que es común que en los lugares de trabajo se trabaje con un medio de comunicación (teléfono, fax, internet) o en la casa, las actividades de ocio se relacionen con medios de comunicación (ver televisión, escuchar radio o un disco, ver una película, leer un libro, una revista o periódico, estar en internet, etc…). Y por si fuera poco, existe mucha gente que adecua sus actividades laborales, académicas o cotidianas a la presencia de los medios de comunicación, es decir, establece un horario para que sus actividades no intervengan en ver un programa de televisión o escuchar la radio.

También es importante mencionar la hermenéutica de los medios de comunicación, pues el individuo es libre de interpretar como quiera un mensaje. En ocasiones, el individuo sí puede reaccionar tal como espera el emisor que reaccione ante un mensaje, pero también hay ocasiones o individuos en los que la respuesta inmediata no ocurre, pues éstos pueden interpretar de otra forma los mensajes y aceptarlos, rechazarlos o simplemente no importarles.

Bibliografía:

–       Thompson John. Los media y la modernidad. Una teoría de los medios de comunicación. Paidós. Barcelona, España. 1998. pp 25-69

Título del disco: The party ain’t over

Nombre de la banda: Wanda Jackson

Lugar/Año: Estados Unidos, 2011

Géneros: Rockabilly/Rock and roll/Country

Calificación: *** (3/5)

 

Cuando esta mujer comenzó su carrera musical apenas tenía 19 años, actualmente tiene 73 y todavía le sigue dando a uno de los géneros que han revivido cual Lázaro en los últimos tiempos: el rockabilly, del cual se le considera nada más y nada menos que la reina. Y si a esta reina le agregamos uno de los príncipes más importantes de la actualidad en la producción (Jack White), tenemos como resultado un disco de rockabilly que no suena estancado en los cincuenta, sino a un rockabilly joven digno de un siglo igual de novel.

A pesar de que aún suenan rebabas de la época en la que Jackson (no tiene nada que ver con Michael y compañía) se dedicó al country, especialmente en “Busted” -la cual mezcla con cierto aire circense que la hace sonar como una carpa en medio del llano de Texas-, y “Dust on the bible, la rockabilera mayor expone la capacidad que aún tiene para poner a bailar hasta (casi) los más tiesos en los cortes de apertura del disco. “Shakin’ all over” y “Rip it up” son un agasajo no solo para el oído, sino que lo son para todo el cuerpo gracias a esos metales y esa voz gangosa y temblorosa (especialmente en “Shaking…”) que está muy alejada de depender de tanques de oxígeno.

Hasta Amy Winehouse se asoma en esta grabación, Wanda Jackson le rinde un homenaje pre-mortem (ajá, lo hizo antes de que la del peinado de colmena colgara los tacones) con “You know that I’m no good”, a la que le agrega ciertos adornos cabareteros que la hacen sonar triste, pero sin llegar a ser azotada.

Wanda Jackson decreta con esta grabación que la edad no está peleada con ningún tipo de música y que el rockabilly no se lleva en la piel lisa y exenta de canas, sino en la actitud por seguir sonando bien, o mejor, que antes (aunque suene a cliché).

 

Tracklist de The party ain’t over:

  1. “Shakin’ all over”
  2. “Rip it up”
  3. “Busted”
  4. “Rum and Coca-Cola”
  5. “Thunder on the mountain”
  6. “You know that I no good”
  7. “Like a baby”
  8. “Nervous breakdown”
  9. “Dust on the bible”
  10. “Teach me tonight”
  11. “Blue yodel #6”

 

Wanda Jackson en la red:

@wandaandwendell

http://www.facebook.com/WandaJackson

http://www.myspace.com/wandajacksonmusic

http://wandajackson.com/

 

Por: Hugokoatl (RockticiasLED)

 

Tarea realizada en 2008 para la materia Teoría de la Imagen impartida en la FCPyS-UNAM.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

A pesar de hablar de una sintaxis, es imposible establecer reglas generales para la elaboración de imágenes, quizá lo que sí exista sea una especie de clichés de composición que se suelen repetir, pero esto está muy distante de ser reglas. Cuando un autor elabora una imagen de cualquier tipo (fotografía, pintura, dibujo, etc) plasma un estado de ánimo o alguna característica que quiere su imagen transmita, pero para que el mensaje sea transmitido tal como el autor quiere es de vital importancia el contexto en que esto ocurra.

Para percibir una imagen es esencial la luz y el tono que la imagen tenga. Esto permite tener diferentes directrices de interpretación, pues no es lo mismo ver un rostro humano totalmente iluminado y que uno oscuro; se podría pensar que el segundo es un tanto maligno. Pero a final de cuentas esto lleva a la eterna subjetividad con que uno puede ver las imágenes, pues de acuerdo a la percepción del individuo se puede interpretar la imagen.

Existen algunos factores de vital importancia para comprender e interpretar una imagen, uno de ellos es el equilibrio, que no hace otra cosa más que establecer los dos ejes principales con los que se verá la imagen, dichos ejes son el eje vertical y el eje secundario horizontal. El humano tiende a ver y encontrar en toda imagen estos dos ejes, también nombrados como ejes de sentido. Por otro lado se encuentra la tensión, factor que provoca un punto específico de atención que tendrá la imagen, este se logra a través de la coordinación y balance de los dos ejes de sentido, así como también de la complejidad de la imagen y su variación inesperada.

Existen otros factores tales como la nivelación y el aguzamiento, que no son otra cosa que ciertas ambigüedades que se pueden presentar en las imágenes, siendo la más común dentro de este factor la falta de equilibrio en la imagen al, por ejemplo, colocar un punto en un lugar que no sea el centro de una figura. Además, en cuanto a percepción, se ha demostrado que el humano tiende inclinarse a la observación de los ángulos inferiores izquierdos de las imágenes; esto a sido explicado con diversas hipótesis que mencionan que esto es así debido gracias a que en muchas lenguas se lee de izquierda a derecha y se importa esta condición a las imágenes; otra hipótesis dice que es así gracias a que el lado izquierdo del cerebro tiene más flujo de sangre que el derecho.

También se encuentra presente en las imágenes la característica de contrapeso, esto es equilibrar una imagen usando un elemento que reponga el sentimiento de desequilibrio que puede estar representada. Así pues, cuando se pone un punto en un lugar que no sea el centro de una figura se crea desequilibrio, pero para nivelarlo tan sólo es necesario agregar otro punto que tampoco esté en el centro.  Otro factor importante es el agrupamiento de elementos iguales o parecidos dentro de una imagen. Y con esto se encuentra que hay elementos que llaman más la atención del receptor, a esos elementos se les llama elementos positivos, mientras que a los que son pasivos se les llama elementos negativos. Un último elemento importante a mencionar es la sensación de cercanía, la cual es causada cuando un elemento de la imagen es más grande que los otros elementos.

 

ELEMENTOS BÁSICOS DE LA COMUNICACIÓN VISUAL

Lo primero que se debe de distinguir en este momento es que un elemento de la imagen no es lo mismo que el medio con que se crea la imagen, es decir, un elemento puede ser una línea, un punto o demás, mientras que el medio puede ser madera, óleo, gis, etc. Así pues, hablando de elementos, éstos son una especie de alfabeto para crear imágenes, alfabeto el cual es finito pero que la posibilidad de creación a partir de él es infinita.

Uno de los primeros elementos, y también de los más importantes, es el punto. El punto es la unidad mínima de la imagen, no hay nada más chico que él. Además tiene un poder impresionante sobre la vista, pues de acuerdo a la cercanía entre puntos se puede crear un punto de visión atractivo para la vista conformada por una serie de puntos.

El segundo elemento es la línea, que puede ser tomada como un punto en movimiento. La función principal de la línea radica en hacer visible todo aquello que no era visible, además de que otorga una sensación de movimiento, al contrario de otros elementos nunca es estática. Además la importancia de la línea puede trascender a campos tales como la música o la escritura, en que la presencia o ausencia de una línea tiene un gran significado (por ejemplo la única diferencia entre la E y la F es que a ésta última le falta una línea).

Otro elemento, que parte de la línea, es el contorno. Existen tres tipos de contornos principales; el cuadrado, que da sensación de torpeza, rectitud y esmero; el triángulo equilátero, que da sensación de acción, conflicto y tensión; y el círculo que da sensación de infinitud, calidez y protección.  A partir del contorno, y de sus tres tipos diferentes, se crea la dirección, en la que el cuadrado da dirección de vertical y horizontal; el triángulo de inclinación y el círculo de curva.

El tono es un elemento que se encuentra íntimamente relacionado con la cantidad de luz que recae sobre el objeto o imagen del objeto. Pero el tono no lo da sólo la luz, más bien es una combinación de luz y la tonalidad que el objeto ya tiene dada. Existen infinidades de tonalidades para todos los objetos, hay algunas que pueden ser vistas en la naturaleza y también hay otras que pueden ser creadas mediante las nuevas tecnologías.

El color es otro elemento relacionado con la luz, pero tiene una característica extra para el humano, pues se tiende a relacionar los colores con distintas ideas, emociones o estados de ánimo, por ejemplo, el verde con la ecología, el rojo con la agresividad o el gris con la tristeza.

Dentro del color existen los matices, de los cuales hay tres principales que son el amarillo (más cercano a la luz), el rojo (que es más emocional) y el azul (que es pasivo). También dentro del color existen la saturación que es la relación de cada color con el gris, y el brillo que es la relación con la luz. También existe la postimagen, que es la pregnancia de una imagen.

La textura es un elemento que puede ser apreciado por dos sentidos, el tacto o la vista. La vista es capaz de distinguir texturas en imágenes a pesar de que no sean tocadas, aunque para hacer esto es totalmente necesaria una experiencia previa.

Por último, la escala se refiere a la organización que se da en los elementos de una imagen a través de sus características, es decir, se agrupan en tópicos de diferentes tipos como tamaño, color, tonalidad, etc. En otras palabras, la escala se logra al yuxtaponer elementos de polo opuesto en una imagen.

Bibliografía:

– Dondis A. Donis. La sintaxis de la imagen: Introducción al alfabeto visual. Ed. G. Gili. 14ª edición. 1992. 210pp