Composición artística

Publicado: enero 19, 2012 en Esas tareas ínfimas

Por: Hugokoatl

Tarea realizada en 2008 para la materia Teoría de la imagen de la carrera de Ciencias de la comunicación en la FCPyS-UNAM.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Las líneas pueden ser tomadas como uno de los elementos más simples de la imagen, sin embargo tienen un peso específico cuando se encuentran presentes en una representación visual. La línea es la encargada de dar cierta gracia o significado a las imágenes, esto sin olvidar que la línea también da vida a fronteras en las imágenes que en la vida real no existen, esto es, la realización de contornos.

Las líneas pueden otorgar significado según su número o posición en la imagen, es decir, una sola línea puede crear una reacción emocional, mientras que varias dan un carácter emotivo. Por otro lado, si la línea es horizontal otorga sensación de estabilidad, si es vertical es de equilibrio y si es curva tiene gracia y movimiento. Otros significados son los siguientes:

–          Horizontales: descanso y paz.

–          Verticales: seguridad y fuerza.

–          Triángulos: permanencia y aplomo.

–          Rectángulos: unidad y estabilidad.

–          Círculos: movimiento.

–          Óvalos: gracia y feminidad.

–          Radiación expansiva: aspiración y devoción.

–          Radiación concentrada hacia algún punto: gloria y unidad.

–          Luz: libertad, esperanza y ambición.

–          Radiación en espiral: acción, excitación y fuerza.

–          Ritmo: gracia, movimiento y dirección.

–          Ángulos o líneas convergentes: dirección o fuerza (si es que se repiten).

Gracias a que el ojo siempre mantiene una actividad constante, las imágenes deben ser creadas de manera que la mirada pueda viajar libremente en ellas, debe existir un punto de entrada y uno de salida, además de uno o varios puntos de interés, los cuales son los que tendrán un poco más de atención al mirar la imagen.

Los marcos de las imágenes también son de vital importancia, pues son los límites que se les ponen a las imágenes. Además, debido a que muchos de los marcos son rectangulares, cada parte de su área obtiene un significado, como es que los lados verticales sugieren gravedad y equilibrio; los horizontales, altura y aspiración; y los lados inferiores, soporte. También los ángulos son de vital importancia, pues son las puertas de entrada y salida de la vista a las imágenes.

Tomando en cuenta nuevamente el constante movimiento del ojo, existen algunas formas de lograr la atención de la vista en las imágenes. Lo principal aquí es saber que la vista normalmente viaja de izquierda a derecha y que el movimiento es más bien de tipo circular. Así que tomando en cuenta esto, es importante crear imágenes que se puedan “leer” de izquierda a derecha o que además contengan elementos que obliguen a la vista a dar su movimiento circular.

Existen tres tipos de líneas de acuerdo a la composición: líneas de repetición, que se consideran como la armonía más simple; líneas de oposición, que contradice; y líneas de transición, que al ser una línea curva armoniza las oposiciones. Además, vistas de otra forma, las líneas pueden ser estructurales (si es que son parte importante de la imagen) o conjuntiva (cuando simplemente unen otros elementos).

Al humano se le facilita encontrar formas en las imágenes, así es que quién las diseña debe tomar en cuenta lo anterior, pues una de las claves para mantener la atención y crear una obra que se acerque a la maestría, es saber encontrar el conjunto de formas perfectas a las necesidades de la imagen.

La profundidad es la capacidad de la percepción de distinguir lo lejano de lo cercano. Para elaborar imágenes con profundidad es necesario que el autor establezca un punto central, del cual partirán todos los objetos, siendo que los más cercanos a dicho punto serán más lejanos (pequeños) a la percepción del individuo y los más alejados serán los más cercanos (grandes). Para que la profundidad funcione, también es necesario incluir el cambio de tono de los colores.

La acción otorga sensación de movimiento en las imágenes, además este elemento da más peso al espacio al que se dirige u observa el sujeto de la imagen (la dirección de la mirada es una línea de dirección tácita). Otro rasgo interesante de esto es que las imágenes que aparentan movimiento se dirigen a la dirección contraria a la del ojo, es decir, de derecha a izquierda, pues esto otorga más dificultad al ojo y por lo tanto más sensación de movimiento.

 

 

Bibliografía:

– De Sagaro J. Composición artística. Leda Ediciones de Arte. Barcelona, España. 1980.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s