Composición: los fundamentos sintácticos de la alfabetidad visual

Publicado: enero 20, 2012 en Esas tareas ínfimas

Tarea realizada en 2008 para la materia Teoría de la Imagen impartida en la FCPyS-UNAM.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

A pesar de hablar de una sintaxis, es imposible establecer reglas generales para la elaboración de imágenes, quizá lo que sí exista sea una especie de clichés de composición que se suelen repetir, pero esto está muy distante de ser reglas. Cuando un autor elabora una imagen de cualquier tipo (fotografía, pintura, dibujo, etc) plasma un estado de ánimo o alguna característica que quiere su imagen transmita, pero para que el mensaje sea transmitido tal como el autor quiere es de vital importancia el contexto en que esto ocurra.

Para percibir una imagen es esencial la luz y el tono que la imagen tenga. Esto permite tener diferentes directrices de interpretación, pues no es lo mismo ver un rostro humano totalmente iluminado y que uno oscuro; se podría pensar que el segundo es un tanto maligno. Pero a final de cuentas esto lleva a la eterna subjetividad con que uno puede ver las imágenes, pues de acuerdo a la percepción del individuo se puede interpretar la imagen.

Existen algunos factores de vital importancia para comprender e interpretar una imagen, uno de ellos es el equilibrio, que no hace otra cosa más que establecer los dos ejes principales con los que se verá la imagen, dichos ejes son el eje vertical y el eje secundario horizontal. El humano tiende a ver y encontrar en toda imagen estos dos ejes, también nombrados como ejes de sentido. Por otro lado se encuentra la tensión, factor que provoca un punto específico de atención que tendrá la imagen, este se logra a través de la coordinación y balance de los dos ejes de sentido, así como también de la complejidad de la imagen y su variación inesperada.

Existen otros factores tales como la nivelación y el aguzamiento, que no son otra cosa que ciertas ambigüedades que se pueden presentar en las imágenes, siendo la más común dentro de este factor la falta de equilibrio en la imagen al, por ejemplo, colocar un punto en un lugar que no sea el centro de una figura. Además, en cuanto a percepción, se ha demostrado que el humano tiende inclinarse a la observación de los ángulos inferiores izquierdos de las imágenes; esto a sido explicado con diversas hipótesis que mencionan que esto es así debido gracias a que en muchas lenguas se lee de izquierda a derecha y se importa esta condición a las imágenes; otra hipótesis dice que es así gracias a que el lado izquierdo del cerebro tiene más flujo de sangre que el derecho.

También se encuentra presente en las imágenes la característica de contrapeso, esto es equilibrar una imagen usando un elemento que reponga el sentimiento de desequilibrio que puede estar representada. Así pues, cuando se pone un punto en un lugar que no sea el centro de una figura se crea desequilibrio, pero para nivelarlo tan sólo es necesario agregar otro punto que tampoco esté en el centro.  Otro factor importante es el agrupamiento de elementos iguales o parecidos dentro de una imagen. Y con esto se encuentra que hay elementos que llaman más la atención del receptor, a esos elementos se les llama elementos positivos, mientras que a los que son pasivos se les llama elementos negativos. Un último elemento importante a mencionar es la sensación de cercanía, la cual es causada cuando un elemento de la imagen es más grande que los otros elementos.

 

ELEMENTOS BÁSICOS DE LA COMUNICACIÓN VISUAL

Lo primero que se debe de distinguir en este momento es que un elemento de la imagen no es lo mismo que el medio con que se crea la imagen, es decir, un elemento puede ser una línea, un punto o demás, mientras que el medio puede ser madera, óleo, gis, etc. Así pues, hablando de elementos, éstos son una especie de alfabeto para crear imágenes, alfabeto el cual es finito pero que la posibilidad de creación a partir de él es infinita.

Uno de los primeros elementos, y también de los más importantes, es el punto. El punto es la unidad mínima de la imagen, no hay nada más chico que él. Además tiene un poder impresionante sobre la vista, pues de acuerdo a la cercanía entre puntos se puede crear un punto de visión atractivo para la vista conformada por una serie de puntos.

El segundo elemento es la línea, que puede ser tomada como un punto en movimiento. La función principal de la línea radica en hacer visible todo aquello que no era visible, además de que otorga una sensación de movimiento, al contrario de otros elementos nunca es estática. Además la importancia de la línea puede trascender a campos tales como la música o la escritura, en que la presencia o ausencia de una línea tiene un gran significado (por ejemplo la única diferencia entre la E y la F es que a ésta última le falta una línea).

Otro elemento, que parte de la línea, es el contorno. Existen tres tipos de contornos principales; el cuadrado, que da sensación de torpeza, rectitud y esmero; el triángulo equilátero, que da sensación de acción, conflicto y tensión; y el círculo que da sensación de infinitud, calidez y protección.  A partir del contorno, y de sus tres tipos diferentes, se crea la dirección, en la que el cuadrado da dirección de vertical y horizontal; el triángulo de inclinación y el círculo de curva.

El tono es un elemento que se encuentra íntimamente relacionado con la cantidad de luz que recae sobre el objeto o imagen del objeto. Pero el tono no lo da sólo la luz, más bien es una combinación de luz y la tonalidad que el objeto ya tiene dada. Existen infinidades de tonalidades para todos los objetos, hay algunas que pueden ser vistas en la naturaleza y también hay otras que pueden ser creadas mediante las nuevas tecnologías.

El color es otro elemento relacionado con la luz, pero tiene una característica extra para el humano, pues se tiende a relacionar los colores con distintas ideas, emociones o estados de ánimo, por ejemplo, el verde con la ecología, el rojo con la agresividad o el gris con la tristeza.

Dentro del color existen los matices, de los cuales hay tres principales que son el amarillo (más cercano a la luz), el rojo (que es más emocional) y el azul (que es pasivo). También dentro del color existen la saturación que es la relación de cada color con el gris, y el brillo que es la relación con la luz. También existe la postimagen, que es la pregnancia de una imagen.

La textura es un elemento que puede ser apreciado por dos sentidos, el tacto o la vista. La vista es capaz de distinguir texturas en imágenes a pesar de que no sean tocadas, aunque para hacer esto es totalmente necesaria una experiencia previa.

Por último, la escala se refiere a la organización que se da en los elementos de una imagen a través de sus características, es decir, se agrupan en tópicos de diferentes tipos como tamaño, color, tonalidad, etc. En otras palabras, la escala se logra al yuxtaponer elementos de polo opuesto en una imagen.

Bibliografía:

– Dondis A. Donis. La sintaxis de la imagen: Introducción al alfabeto visual. Ed. G. Gili. 14ª edición. 1992. 210pp

comentarios
  1. George dice:

    Ese es el capítulo 3 del libro de Dondis, Elementos básicos de la comunicación visual (no el capítulo 2, que es el de tu título).

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s