Comunicación y contexto social

Publicado: enero 24, 2012 en Esas tareas ínfimas

El ser humano se deja guiar en muchas ocasiones por significados simbólicos, es decir, el humano consume símbolos y trabaja con ellos. Los medios de comunicación han absorbido como una de sus funciones principales el almacenamiento y difusión de los símbolos de una sociedad. En este punto cabe recalcar que los medios de comunicación y sus mensajes son elaborados bajo un contexto específico, en el que ni los medios ni los receptores son siempre los mismos.

El ejercicio de poder, o política, también trabaja bajo un marco contextual específico, pero tanto medios como política no pueden trabajar del todo aislados, sino que de alguna u otra forma se encuentran entre sí. Tanto el trabajo en los medios, como el trabajo en la política involucran la palabra “poder”, pero es importante resaltar que no son los únicos ejemplos de poder, también existe el económico, el político, el coercitivo y el simbólico.

El poder económico se refiere más que nada a quién tiene más capacidad de consumir bienes y servicios, así como también quién puede ofrecerlos. Algunas de las instituciones que trabajan con este poder son desde los bancos hasta el Fondo Monetario Internacional. El poder político se refiere al poder que una persona tiene dentro de la administración pública, y tiene como institución principal el Estado. El poder coercitivo se refiere a un poder físico, en el que el más fuerte domina, ejemplo institucional de esto es el ejército. Finalmente, el poder simbólico se refiere a la capacidad de almacenamiento y difusión de símbolos, es aquí donde entran los medios de comunicación.

Los medios de comunicación son los encargados actualmente de la difusión, producción y almacenamiento de símbolos. Los medios no sólo transmiten símbolos en el momento, sino que gracias a herramientas tecnológicas se pueden quedar “grabados” o “plasmados” para siempre, ejemplo de esto son los vídeos, las fotos y las grabaciones sonoras. Además, los medios de comunicación no sólo difunden los símbolos, sino que hacen un uso comercial y lucrativo de ellos. Relacionado a la producción y almacenamiento de símbolos, las personas que trabajan en los medios deben de ser creativos e imaginativos, aunque es cierto que en muchas ocasiones los símbolos que se consumen de los medios no son otra cosa que viles copias.

Otro elemento de trabajo de los medios de comunicación es la presencia espacio-temporal, es decir, gracias a herramientas tecnológicas actuales, es posible hablar con una persona sin la necesidad de que ésta esté en el mismo lugar físico que el emisor. Además, el mensaje puede quedarse plasmado en un solo lugar y no moverse, pero se debe destacar que esta propiedad de los medios de comunicación existe desde las pinturas rupestres o desde el uso de la escritura. Con esto se desarrolla un nuevo concepto de simultaneidad, pues ya no es necesario estar al mismo tiempo en el mismo lugar físico para comenzar una plática o un intercambio o compra de productos.

El ejercicio de poder en estos casos nuevos referentes al espacio-tiempo, también son nuevos, pues el intercambio simbólico entre personas ya no depende que cuántos símbolos sean capaces de almacenarse y difundirse, sino que los símbolos estén disponibles para cualquier persona.

Los productos que se ofrecen a través de los medios de comunicación pueden estar cargados de dos tipos diferentes de valores, uno es el valor simbólico, en el que el individuo adquiere un símbolo (por ejemplo, una camioneta Hummer como símbolo de superioridad social, política y económica) o bien, un valor económico, que se refiere específicamente al costo del producto.

Los medios de comunicación también otorgan una nueva o diferente percepción de la realidad, pues gracias a la difusión de símbolos de éstos, una persona puede consumir otro tipo de símbolos a los que consume con sus cinco sentidos en su realidad cotidiana. Además, los medios de comunicación acercan al individuo a lugares a los que difícilmente puede llegar, y en caso de que llegue a esos lugares, el individuo esperará que dicho lugar se vea como lo consumió en algún medio de comunicación. Esto no quiere decir que el individuo sólo es capaz de conocer el mundo de forma mediada, sino que también se puede dar de forma presencial, aunque la mediada será siempre una opción más.

Los medios de comunicación se han vuelto tan importantes para el ser humano, que es común que en los lugares de trabajo se trabaje con un medio de comunicación (teléfono, fax, internet) o en la casa, las actividades de ocio se relacionen con medios de comunicación (ver televisión, escuchar radio o un disco, ver una película, leer un libro, una revista o periódico, estar en internet, etc…). Y por si fuera poco, existe mucha gente que adecua sus actividades laborales, académicas o cotidianas a la presencia de los medios de comunicación, es decir, establece un horario para que sus actividades no intervengan en ver un programa de televisión o escuchar la radio.

También es importante mencionar la hermenéutica de los medios de comunicación, pues el individuo es libre de interpretar como quiera un mensaje. En ocasiones, el individuo sí puede reaccionar tal como espera el emisor que reaccione ante un mensaje, pero también hay ocasiones o individuos en los que la respuesta inmediata no ocurre, pues éstos pueden interpretar de otra forma los mensajes y aceptarlos, rechazarlos o simplemente no importarles.

Bibliografía:

–       Thompson John. Los media y la modernidad. Una teoría de los medios de comunicación. Paidós. Barcelona, España. 1998. pp 25-69

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s