El antiguo orden informativo mundial

Publicado: febrero 3, 2012 en Esas tareas ínfimas

Geopolítica: El significado político de los factores espaciales

 

En política el territorio es algo fundamental pues es en éste donde se puede implementar el poder y obtener ciertos recursos naturales que incrementen la importancia en relación con los demás territorios. Durante toda su historia el ser humano, como todos los animales, ha protegido su territorio. En muchas ocasiones ha intentado conquistar nuevos territorios por el simple hecho de tener más. La geopolítica surge como un estudio de cómo y en qué circunstancias es mejor la conquista de nuevos territorios pues su único objetivo es el de tener conquistas inteligentes que garanticen poder.

En algo por lo que se han preocupado todas las civilizaciones del mundo han sido las fuerzas armadas, pues gracias a estas se dan las conquistas. Otro aspecto importante que permite las conquistas es el espacio territorial, pues Estados ubicados cerca del mar o algún río tienen o tenían más posibilidades de desarrollo que los demás.

Francia era el país con más dominio territorial en Europa en el siglo XVIII gracias a que sus fuerzas armadas eran eficaces, tenía una  basta población y contaba con una agricultura autosuficiente que le permitía no depender de alguna otra nación para comer.

El poder de Francia no era el único gracias a que existían otros países que le daban una férrea competencia como el Imperio Austriaco, el cual a mediados del siglo XVIII era el poseedor de una de las densidades de población más importantes de Europa y su ejército contaba con más de 200,000 miembros.  Ésta era la misma cantidad de soldados con la que contaba Inglaterra que a su vez también tenía la mejor fuerza marítima. España y Portugal que posteriormente se convertirían en las dos principales potencias a causas de sus conquistas comenzaban a dar muestras de mejoría y de liderazgo dentro de las naciones europeas. Inglaterra era también uno de los países fuertes.

Pero en no sólo en Europa se daban estas grandes potencias pues más al occidente se encontraba Rusia, un país con características climáticas increíbles, que no permitían la incursión de ningún ejército extranjero a su territorio pero el ejército ruso sí era capaz de invadir nuevos territorios. Sin embargo, gracias al clima, Rusia no podía tener una agricultura autosuficiente, pues al ser extremadamente frío las cosechas no se daban, y por si fuera poco las comunicaciones no avanzaban pues aún se mantenían muy alejados del mundo Europeo.

Al otro lado del mundo, en América, los Estados Unidos que recién se independizaban de Inglaterra también daban muestra de un gran avance, pues no sólo contaban con un territorio que comenzaba a crecer sino que también tenían buenas fuerzas armadas y demostraban que no sólo en Europa se podía dar el desarrollo productivo. Aun con todas estas características, los europeos seguían confiados en que todavía tomaría tiempo el dominio mundial de Rusia y de los Estados Unidos.

Las luchas entre todos estos países no se hicieron esperar pues todas las mencionadas, además de otras naciones, buscaban el dominio absoluto del continente europeo. Napoleón y sus tropas fueron los únicos en acercarse a la hazaña de dominar Europa en un tiempo post-Imperio Romano. Pero en ese mismo siglo (XVIII) la importancia de conquistar Europa pasa a un segundo plano al comenzar a disfrutar todas las ventajas de las invasiones a América, África y gran parte de Asia.

 

Estrategia y comunicación en el mundo preindustrial.

 

La principal forma de comunicación antes de la Revolución Industrial fue a través del mar. Las civilizaciones antiguas siempre comprendieron la utilidad del mar y de los ríos, pues todas estas se asentaron cerca de un cuerpo acuífero. Pero el humano tardo mucho en aprender a navegar en el mar más aun para usarlo como una forma de hacer geopolítica. Entre las primeras culturas que aprendieron a usar el mar como una gran herramienta se encuentran los fenicios y los vikingos. Inglaterra fue la siguiente potencia marítima gracias a sus 105 buques marítimos con los que contaban a mediados del siglo XVIII.

Portugal fue otra gran potencia marítima pues tenía grandes navegadores, como Vasco de Gama quien fue de los primeros en hacer viajes por todo el mundo, espacialmente en África, continente donde Portugal tendría durante muchos siglos a la gran mayoría de sus colonias. Entre las principales utilidades que encontró Portugal en estos viajes fueron la apertura comercial y sobretodo la obtención de esclavos musulmanes, que vendrían a sustituir a los gentileshombres que llevaban consigo.

España fue el país que más poder ganó en Europa en tiempos de las conquistas, pues a pesar de no tener a los mejores marinos llegaban antes que cualquier otra nación a lugares “vírgenes”. España fue el país que logró tener uno de los territorios más grandes en la historia de la humanidad contando su espacio europeo y su espacio americano. Gracias a Cortés, Velázquez y Pizarro que conquistaron lo que hoy eso México, Cuba y Perú respectivamente, España controlaba mas de la mitad de América. Sólo le falto conquistar América del norte (exceptuando México), lo que hoy es Brasil y algunas islas del Caribe.

Una de las principales excusas que se usaron para justificar la invasión a América fue la evangelización de los pueblos indígenas. La Iglesia Católica fue, junto con España, la gran ganadora de la repartición americana y logró expandir su creencia a lugares donde no lo pudo haber hecho sola.

Inglaterra que era la más grande potencia marítima usó otra estrategia para no dejar de enriquecerse: los piratas. Estos personajes estaban encargados de asaltar a los barcos extranjeros que llevaban nuevas riquezas a los países europeos y estaban apoyados por el gobierno inglés. Walter Raleigh fue el principal pirata de le época y era famoso por controlar ciertas porciones de mar en las cuales nadie podía entrar y los que entraban salían sin sus pertenencias.

El ascenso del mundo occidental en el siglo XVI

 

Desde el punto de vista geográfico Europa es un continente débil pues está expuesto a diversos fenómenos naturales tales como el extremo frío de invierno y grandes limitaciones por la hidrografía. Por ello, durante el siglo XVI los chinos tenían una gran ventaja sobre los europeos en cuanto a superioridad tecnológica, por ejemplo: la brújula. Pero la brújula no era el único avance chino pues también contaba con el proyecto de la reconstrucción muralla china y el desarrollo de un sistema de canales.

Cuando China cayó en decadencia, Japón fue el país que comenzó a dominar en Asia Oriental. Los japoneses, al igual que los ingleses, supieron aprovechar su posición geográfica y perfeccionaron su sistema naval convirtiéndose en otra gran potencia marítima. Y no sólo aprendieron de los ingleses la infraestructura marítima sino que los piratas también fueron copiados. Estos piratas japoneses se dedicaban a saquear los buques coreanos y chinos para quitarles los objetos de valor que pudieran tener consigo.

Otro país que tuvo una gran evolución posterior a la decadencia china fue Rusia, la cual tenía grandes similitudes con Japón, que a pesar de estar más cerca del centro europeo sus comunicaciones eran muy malas. Pero el hecho que cambió la lejanía rusa  fue la obtención de mosquetes y de cañones. Gracias a estas armas la expansión rusa inició hacia occidente. Aún con las invasiones los problemas rusos no se acabaron pues mientras más territorios tenían los problemas se incrementaban y los problemas del pasado como las malas comunicaciones y el autoritarismo zarista no daban muestras de mejoría.

El hecho que cambió la historia de Europa para que se convirtiera en una potencia fue que aprendieron a intercambiar, es decir a comerciar. Con esto el mercado se amplió y las economías europeas incrementaron su poder sobre países como Rusia y Japón. Sin embargo, el sueño de los países europeos de dominar el continente se desvaneció y esta posibilidad se vio más lejana cada vez que el mercado se abría más.

No obstante, el dominio económico no fue el único factor que consolidó a los países de Europa como una potencia pues este avance venia acompañado por un crecimiento político y militar además de una libertad intelectual. Estas características fueron las que formaron el llamado milagro europeo que no lograron tener el Medio Oriente y Asia Oriental.

Inicios de una economía mundial integrada en la era industrial

 

La industrialización y los equilibrios mundiales de poder

 

El sistema internacional empezó a cambiar después de la caída de Napoleón. Su principal característica fue el comercio transoceánico que fue liderado principalmente por Gran Bretaña. Durante este período se dieron grandes avances comunicacionales y de transporte (principalmente el marítimo). Gracias a la gran cantidad de ideas diferentes sobre el libre comercio y la armonía internacional fue que se dio el nuevo orden mundial.

También durante este período las guerras entre las grandes potencias no existieron pues estas se preocupaban más por colonizar territorios menos desarrollados. Pero el aspecto que hizo a las grandes potencias llegar a ese punto no fue sólo el hecho territorial, sino que también estaba presente el económico. Fue precisamente ese aspecto el que comenzó a crear desigualdades entre los países pues no todos contaban con el mismo método para cobrar impuestos y sus gobiernos trabajaban diferente.

La revolución industrial fue otro de los acontecimientos a los que se les debe la desigualdad pues no todos los países contaban con la misma productividad después de este movimiento (aunque en realidad, los países nunca tuvieron la misma productividad, pero la Revolución industrial sirvió para que los países más desarrollados dispararan más la bipolaridad productiva). El gran avance que provocaba la Revolución industrial podía verse demostrado en Gran Bretaña pues en este país la productividad avanzaba más rápido que su densidad de población.

El declive del mundo no europeo

 

Antes de la Revolución industrial no existía tanta disparidad productiva entre los países, tanto los europeos como los no europeos. Como ejemplo se puede observar a la India que en comparación con Gran Bretaña tenía casi la misma productividad antes de la industrialización pero después de ésta, Gran Bretaña podía fabricar cualquier producto con menos trabajo, menos tiempo y también con mejor calidad. Otro de los puntos por los cuales las naciones no industrializadas no crecieron fue que sus mercados se vieron invadidos por productos provenientes de los países que sí lo estaban. Los precios de los productos provenientes de dichos países tenían menos precio y estaban mejor fabricados, por lo tanto la gente prefería comprarlos.

La Revolución industrial también ayudo a la hegemonía mundial de Europa, pues antes de este suceso, el viejo continente tenía el control del 35% de la superficie terrestre, pero para el año de 1978, Europa tenía el control del 67% y para 1914 este porcentaje había aumentado al 84%; esto quiere decir que en 150 años el dominio europeo se extendió en un 50% de la superficie terrestre. Pero este dominio no fue sólo por aumentar la productividad ya que también las armas europeas evolucionaron. Al tener una mayor velocidad de producción los países europeos encontraron la forma de poder aumentar y mejorar su producción de armas, las cuales eran mucho mejores que las de los pueblos subdesarrollados que ya dominaban o estaban a punto de dominar.

 

Comunicación en la era industrial: Las redes de la mundialización.

 

La ilustración: Liberación de los flujos de información y rompimiento de los particularismos feudales.

 

A finales del siglo XVIII se instaló en Francia el primer sistema de telecomunicaciones. Este sistema se origino gracias al teléfono óptico o aéreo. Entre las principales funciones que cumplía este aparato era el de mantener en comunicación a los diferentes ejércitos de Francia. Napoleón fue el que aceptó otra de las tres funciones propuestas por Claude Chappe (el inventor del telégrafo), la función que aceptó fue la de la transmisión de los resultados de la lotería y las dos utilidades que rechazó fueron la puesta a disposición de los industriales y el lanzamiento de una gaceta telegráfica.

Después de Francia, los países que empiezan a utilizar el telégrafo fueron Gran Bretaña en 1797 y Estados Unidos en 1800. Con el telégrafo vendrían otra gran cantidad de avances como la implantación del idioma francés como lengua del Estado-nación, se rediseña el mapa administrativo, se unifica el sistema de impuestos y dos de las más importantes aportaciones: a implantación del sistema métrico y las medidas de peso basadas en el kilogramo; la otra aportación fue la inauguración de la primera oficina de estadísticas, propiedad de un Estado.

La creación de la oficina de estadísticas ayudo en gran medida al aumento de productividad en Francia pues gracias a la exposición anual de productos de la industria francesa los industriales franceses veían la forma de dar por terminada la hegemonía inglesa.

Las tecnologías de la comunicación dirigidas a la guerra y a la geopolítica.

 

En 1837 William Coke, Charles Wheatstone (ingleses) y Samuel Morse perfeccionan el telégrafo aéreo y forman el telégrafo eléctrico que tendría como primera función la comunicación entre ferrocarriles. El primer país en implantar este sistema de comunicación fue Gran Bretaña pues contaba con la más grande red ferroviaria. En Estados Unidos el uso del telégrafo no tendría éxito hasta después de la guerra de secesión, pues antes, sólo fue utilizado con fines bélicos.

Uno de los primeros lugares donde se utilizó el telégrafo eléctrico con fines bélicos fue en la colonización de Argelia, específicamente en Argel, al ser colocados en dicha ciudad sustituyendo al telégrafo aéreo. Otra de las utilizaciones bélicas del nuevo telégrafo se dio en la guerra de Crimea (cuando lucharon el ejército del zar contra las tropas francesas e inglesas). En dicha guerra, Inglaterra colocó un cable en el Mar Negro para garantizar la comunicación entre París y Londres. También en Estados Unidos el telégrafo fue utilizado con fines bélicos pues durante la guerra de secesión fueron instalados 6.5 millones de telégrafos.

En 1872 se realizo en Roma la primera Conferencia Internacional Telegráfica en donde participaron Alemania, Austria-Hungría, Francia, Gran Bretaña, La India Británica, Italia, Rusia, Turquía, España, Bélgica, Países Bajos, Las Indias Orientales Neerlandesas, Rumania, Suecia, Dinamarca, Noruega, Suiza, Grecia, Portugal, Serbia, Luxemburgo y Persia. En dicha conferencia se establecieron ciertos límites para la utilización de los telégrafos. También fue en esa reunión que los telégrafos fueron asignados sólo para el uso de los servicios postales, es decir, el telégrafo quedaría establecido como un medio de comunicación sin fines bélicos.

El siguiente medio de comunicación que se internacionalizó fue el barco de vapor ya que su utilización facilitó la llegada de los mensajes intercontinentales más rápido. El primer viaje de un barco de vapor se dio en 1838 desde Irlanda hasta Nueva York; después de este viaje todos los países industrializados entrarían en este nuevo medio mientras que Francia fue el último en empezarlo a utilizar en 1854.Este nuevo medio también traería consigo más rapidez entre la comunicación intercontinental y nuevamente los países industrializados avanzarían más rápido que los no industrializados.

La información instantánea: Invención del siglo XIX

 

Otro gran avance se dio con el cable submarino con el cual se realizó el primer enlace entre Dover y Calais. El primer mensaje comercial fue enviado al despacho del New York Herald y contenía el mensaje íntegro del discurso pronunciado por el emperador Guillermo al parlamento de Prusia. Pero con este avance también aumentó la rivalidad entre Francia y Gran Bretaña. Este sería uno de los medios de comunicación que más rápido se propagaría por el mundo hasta llegar a lugares como India, Brasil, México y Perú. Nuevamente Gran Bretaña demostraría su hegemonía al contar con 260 000 kilómetros de vías, casi la mitad de la totalidad mundial.

En 1876 se da la invención del teléfono gracia a Gram. Bell (estadounidense). Posteriormente, en 1882, se establece la primera filial en Bélgica pero en 1885 se funda la American Telegraph and Telephone que se convertiría en la casa matriz de Bell y también monopolizaría dicho servicio por casi 80 años. El avance telefónico se dio muy rápidamente pues para 1881 la red norteamericana contaría con más de 123 000 aparatos y Francia contaría con 5 800 aparatos. Las primeras conversaciones internacionales se dan entre Paris y Bruselas en 1887, Londres y Paris en 1891 y Paris y Suiza en 1892. En cada una de estas conversaciones se tuvo que firmar previamente un convenio bilateral para autorizar la transmisión.

Para 1900, el teléfono ya era un lujo pues el país que contaba con más de estos aparatos era Estados Unidos (1 teléfono por cada 60 habitantes). La primera conversación transatlántica sin hilo se dio gracias a Guglielmo Malcomi que explotó el descubrimiento de las ondas electromagnéticas con el apoyo de compañías armadoras y grupos de prensa.

 

Bibliografía:

Mattelart Armand. La comunicación-mundo. Ed. Siglo XXI. México DF. 2003. 360pp

Kennedy Paul. Auge y caída de las grandes potencias. Ed. Plaza y Janes. Barcelona, España. 1994. 99pp

Ferro Marc. La colonización. Una historia global. Ed. Siglo XXI. México 1994. 503pp

Holmes George. Europa: Jerarquía y Revuelta. Ed. Siglo XXI. México 1984. 445pp

Kennedy Paul. Auge y caída de las grandes potencias. Ed. Plaza y Janes. Barcelona, España. 261pp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s