El lenguaje del cómic

Publicado: febrero 9, 2012 en Amplitud Tísica

 ¿Cómic o historieta?, he ahí una de las principales dudas que se tienen que se resolver para este trabajo. A pesar de que en el habla cotidiana entendemos  esas dos palabras como sinónimas, en la teoría no es así, ya que tanto el cómic como la historieta tienen características que hacen que se diferencien entre sí. Algunas de las principales características de cada una de éstas son las siguientes. Comienzo con el cómic:

–          El cómic, en español, debe tener acento en la O.

–          Es una exposición breve de una situación concreta, con pocos encuadres.

–          No necesita guardar secuencia cronológica.

–          Puede expresarse a través de una sola viñeta.[1]

–          Requiere una secuencia muy limitada a la situación concreta que le da sentido.

–          Casi siempre son humorísticas.

–          Puede construir una narración completa, o puede continuar por períodos que varían en el tiempo.

–          Posee aproximadamente las mismas características de elaboración que el filme: guión, planificación, composición de planos y montaje.[2]

Eso por el lado del cómic, por el lado de la historieta se encuentran las siguientes características:

–          Relato visualizado de una secuencia cronológica que necesita de muchos encuadres.

–          Describe diversas situaciones en que se comprometen los protagonistas.

–          Guarda la estructura de un cuento o una novela.

–          Está compuesta por la integración tanto de elementos verbales como icónicos.

–          Su intriga o trama puede durar meses o años, ya que generalmente es leída a intervalos. Puede tener continuación periódica, aunque puede aparecer también en una sola publicación.

–          Posee elementos narrativos y dialogados más extensos, es decir, elementos verbales e icónicos que se integran en la unidad pictográfica, denominada viñeta o cuadro, que se relaciona con las demás viñetas de la historieta.

–          Pueden ser mitológicas, históricas, políticas, de ciencia ficción, románticas, etc.

–          Se aproxima a lo que podría llamarse visualización literaria.[3]

Entonces, al ver las características del cómic y de la historieta, los tres rasgos más distintivos entre estas son: la primera suele ser más corta o no necesita de demasiada trama; la segunda sí necesita una trama extensa. Además, el cómic en su mayoría, suele ser humorístico, mientras que en la historieta existen diversos géneros que no necesariamente deben ser humorísticos; aunque el humor también puede ser un tipo de historieta. Por último, al ser la historieta de tramas largas, se tiene que estructurar de manera similar a un cuento, es decir, tener un inicio, un desarrollo y un desenlace, además de poseer personajes con un diseño psicológico más complejo, esto sin olvidar una moral que rige a la historia. Con esto se puede ver lo delgada que es la línea que divide a un cómic de una historieta. Esto provoca el error de tomar por sinónimos estos dos lenguajes icónicos.

Hasta aquí, me he centrado en diferenciar a la historieta del cómic, pero ¿qué es una historieta?, ¿cuál es su definición? Blasco define a la historieta como “una narración gráfica, visualizada, es decir, una narración que se expresa mediante cuadros dibujados a partir de un guión previamente escrito, además, en ella existe un personaje central alrededor del cual gira el argumento. Este argumento se explica mediante diálogos que son rotulados en cada cuadro, a través de la acción, el movimiento y la expresión de los sujetos dibujados.”[4]

Pequeña historia de la historieta

 

Se puede considerar como inicio de la historieta a la pintura rupestre, en la que civilizaciones antiguas describían acontecimientos mediante dibujos, así que con esto es factible pensar que la historieta ha acompañado al ser humano casi desde sus inicios.

Durante los siglos XVII y XVIII, en Europa se publicaban y difundían hojas volantes en las que se narraban historias chuscas o sucesos de interés mediante el uso de dibujos. En Francia, en 1900,  se publicó una biografía satírica de Napoleón Bonaparte, la cual estaba hecha en su totalidad por dibujos. Posteriormente, en ese mismo siglo, en Italia se inventó la fumetti o nube que acompaña los textos de personajes. Antes de que existiera dicha nubecilla se acostumbraba colocar los textos en los costados o en la parte inferior de la viñeta, lo que provocaba que la lectura fuera un tanto cansada y/o confusa. Por ejemplo, en Estados Unidos a mediados del siglo XIX, apareció una historieta llamada The yellow kid (El niño amarillo), en la que los textos del personaje eran puestos en su ropa, esto gracias a que en ese país aún no se usaban las nubecillas.

Fue hasta los años treinta del siglo XX en que comenzaron a aparecer las historietas más parecidas a como las conocemos hoy, en especial surgieron algunas que se han vuelto clásicas como Dick Tracy (1931), El agente secreto X-9 (1934), El príncipe valiente (1937), Superman (1938) y Batman (1939), todas estas creadas, claro, en Estados Unidos.


[1] Viñeta es cada uno de los cuadros en los que se divide una historieta. Se le puede conocer como la unidad indivisible de un cómic o de una historieta.

[2] De la Torre Zermeño. Taller de análisis de la comunicación. Ed. McGraw Hill. México DF. 1995. Pp 129

[3] Idem. Pp 158

[4] Blasco citado en De la Torre Zermeño. Taller de análisis de la comunicación… pp 155

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s